Home / Actualidad / Noticias / 5 formas de fomentar la lectura en verano
Educación

5 formas de fomentar la lectura en verano

Shapersco|05 de julio de 2021

La lectura en verano es una de las actividades más fructíferas que podemos realizar. Es un hábito altamente productivo, que incide positivamente en muchas facultades. En la estación de las temperaturas más cálidas disponemos de más tiempo de ocio, y leer es una opción no solo divertida, sino muy reconfortante.

Tiempo libre y lectura

Hojear un buen libro puede ser el primer paso de una aventura que no terminará jamás. Tener en casa una biblioteca bien surtida es un refugio, no solo para los adultos sino para los niños. Leer en vacaciones ayuda a dominar el lenguaje oral y escrito, a ampliar el vocabulario, a tener una ortografía perfecta y a dar vuelo a la imaginación. Veamos cómo podemos fomentar esta sana costumbre,  ahora que el curso académico ha llegado a su fin. 

A nivel infantil

Una  buena manera de que los niños puedan acercarse a la lectura es a través de la curiosidad. La mejor prédica es el ejemplo, solemos decir. Pues bien, los niños son observadores y perceptivos en grado sumo, y si ven a sus padres con un libro en la mano, sonriendo o muy concentrados en una magnífica obra, querrán saber qué sucede, y muy probablemente, imitarles.

 Otra forma de que se familiaricen con los libros es llevarlos a una librería y dejar que escojan ellos mismos entre las publicaciones destinadas al público infantil. Estos lugares, junto con las bibliotecas, pueden representar para los niños un gran descubrimiento y un aliciente para leer en vacaciones. Debemos observar que eligen libros adecuados para su edad, con muchos dibujos y basados en temas que estimulen su imaginación.

Establecer algunos horarios para leer es la tercera forma para fomentar este hábito. El tiempo libre y la lectura pueden llegar a convertirse en sinónimos. Por esa razón, el mejor momento para que les propongamos leer, sin forzarles, es aquel en el que no tienen mucho que hacer, como por ejemplo, las horas de más calor, después de comer o antes de irse a la cama.

Cuando ya están en ESO o bachillerato

Aquí el tiempo puede que no les sobre tanto, ya que en verano querrán salir con los amigos y divertirse fuera de casa. El ejemplo sigue siendo importante a esta edad, pero hay que pensar que los jóvenes de la actualidad se inclinan siempre por lo digital, por lo que (siempre que no se abuse del uso de pantallas, podemos también proporcionar algunos libros en estos formatos, que seguramente les atraerán más que los impresos.

Por último, si nuestra intención es que lean, debemos estar al día con las más recientes novedades editoriales. Comentarles algún hallazgo y hablar del autor y de las características de la obra los estimulará a leerla. Por otra parte, hay muchas series y películas que se basan en obras impresas. Si les ha gustado mucho alguna, seguramente les encantará leer el libro que sirvió de inspiración.

La lectura en verano, sosegada y lenta, dedicada exclusivamente a disfrutar, puede dejar recuerdos gratos para toda la vida. Además, es un hábito que rendirá frutos siempre.

Podcast Title
Brains International School
25/09/2021
00:00
00:00
00:00